Ateneadigital.es – España presenta un ‘riesgo moderado’ de corrupción en el sector de Defensa y Seguridad

.

  Moderado

.

Ver noticia

Atenea Digital - Logo

“J. Garulo   lunes, 07 de octubre de 2013

Transparencia International, en su programa de Defensa y Seguridad (TI-DSP), ha publicado el informe “Watchdogs? The quality of legislative oversight of defence in 82 countries”, continuación de su informe “Government Defence Anti-Corruption Index” (GI), publicado en enero de 2013, que analizaba las vulnerabilidades de 82 gobiernos ante el riesgo de corrupción en el sector de defensa y seguridad.

Según ha explicado el director del Programa de Defensa y Seguridad de Transparencia International, Mark Pyman, en el informe GI se planteaban 19 preguntas relacionadas con el papel de los parlamentos en la lucha contra la corrupción en este sector de defensa y seguridad. Los resultados son sorprendentes: dos tercios de los 82 países estudiados están en un riesgo de corrupción muy elevado debido a los bajos controles legislativos sobre los temas de defensa y seguridad; y aún más grave, en el 85% de los países falta un control efectivo del legislativo de la política de Defensa.

Para Transparencia Internacional, la capacidad del parlamento para hacer responsables a los establecimientos de Defensa y Seguridad es quizá la medida anticorrupción más importante, por sí sola, que tiene una nación, porque “si los comités parlamentarios de defensa no hacen rendir cuentas a las fuerzas armadas, ¿quién lo hace?”.

El objetivo del informe Whatchdogs? es conseguir una mayor comprensión de la realidad de la supervisión de los parlamentos sobre los temas de defensa y, además, proporciona buenas prácticas parlamentarias que si fuesen imitadas permitirían una clara mejora de los controles parlamentarios.

Los países que más y menos se prestan a la corrupción en Defensa y Seguridad

GI clasifica los 82 países analizados por el riesgo de corrupción por falta de controles parlamentarios en seis niveles: muy bajo riesgo de corrupción; bajo; moderado; alto; muy alto y crítico.

Los países con muy bajo riesgo de corrupción son: Alemania, Australia, Noruega y Reino Unido.

Los países con bajo riesgo son: Austria, Brasil, Bulgaria, Colombia, Corea del Sur, Eslovaquia, Estados Unidos, Francia, Japón, Polonia, Suecia y Taiwan.

Los países con un riesgo moderado, entre los que clasifica a España, son: África del Sur, Argentina, Bosnia-Herzegovina, República Checa, Chile, Chipre, Croacia, Hungría, Italia, Letonia, México, Tailandia y Ucrania.

Y entre los de alto riesgo, se encuentran, entre otros países, Grecia, India, Israel, Rusia y Turquía.

Entre los de riesgo muy alto, China, Jordania, Malasia, Marruecos, Singapur y Venezuela y entre los que presentan un riesgo crítico están Arabia Saudí, Argelia, Angola, Irán, Libia y Catar.

Además, también analiza las razones por las que la corrupción en el sector de Defensa es importante. Entre ellas destaca que la corrupción viola la integridad del estado y socava la autoridad de sus instituciones, conduciendo a la pérdida de la confianza de la población, creando inseguridad entre los ciudadanos. También explica que la corrupción en defensa es peligrosa y costosa, planteando una amenaza a la seguridad global. Por ello, cuando los organismos encargados de la defensa y seguridad están corrompidos, se socava la integridad del gobierno porque los que tienen el poder abusan de él para obtener ganancias personales.

El mismo informe destaca que, además, los órganos de defensa y seguridad corrompidos corren el riesgo de no cumplir con su misión principal y se convierten en una amenaza para los individuos a los que supuestamente deben proteger.

También resalta que este tipo de corruptelas puede poner en riesgo la integridad de los militares al realizar compras innecesarias o de baja calidad cuando las adquisiciones se hacen para obtener ganancias personales en lugar de desarrollar las capacidades de defensa que necesita realmente el país.

Incluso llega a destacar que la corrupción en este sector puede tener consecuencias sobre la seguridad mundial, porque las carreras de armamento pueden comenzar por codicia personal y pueden desestabilizar los equilibrios regionales, incluso puede actuar como un freno para finalizar conflictos para aprovecharse de la inestabilidad provocada por la guerra.

El papel del Parlamento para evitar la corrupción

Para Transparencia Internacional “los parlamentos y legislaturas tienen un papel vital en reducir el riesgo de corrupción en defensa y seguridad. La mayoría no lo está realizando”. Sin embargo, los parlamentos tienen un papel clave para reducir ese riesgo aprobando leyes que lo impidan, haciendo debates nacionales los temas de corrupción en el sector defensa y seguridad y ejerciendo sus poderes de supervisión.

Así, dicho organismo ha propuesto 19 acciones concretas, en su Índice de Anticorrupción, que se pueden realizar en cualquier parlamento para evitar la corrupción. En ellas hay desde las que apuestan por mejorar la supervisión de los contratos hasta las que animan a realizar un intenso debate sobre los presupuestos de Defensa. También destaca la importancia de ser transparentes en el presupuesto de Defensa y poner en marcha todo tipo de auditorías externas en lo que atañe a la política de Defensa, los presupuestos secretos y los mecanismos de adquisición y supervisión.

Unas preguntas que se basan en las conclusiones más preocupantes de su informe:

-Respecto a los presupuestos de defensa, en el 55% de los países hay falta de transparencia o sólo incluyen información limitada y agregada.

-El 75% de los países no revelan públicamente los gastos de defensa y seguridad, que son secretos.

-En casi el 50% de los países solo hay mecanismos formales mínimos para analizar y debatir la política de defensa, existiendo en solo el 15% de los países mecanismos altamente efectivos; además en un tercio de los países, cualquier auditoría externa de los presupuestos de defensa que se realizan son bien ineficaces o no son independientes.

-Por otro lado, tampoco existen indicios de una supervisión externa de las políticas, presupuestos y administración de los servicios de inteligencia en la mitad de los países estudiados.

-En el 40% de los países no existen mecanismos de supervisión de las adquisiciones o los que existen son altamente opacos e inactivos.
-Finalmente, en el 75% o bien tienen procesos de auditorías externas de eficacia cuestionable o no se sabe si se realizan auditorías.

En cuanto a los factores que marcan la diferencia entre los niveles de control parlamentario del riesgo de corrupción, el informe señala:

-Mayores libertades políticas y sistemas democráticos verdaderos, suponen la existencia de comités de de adquisiciones de defensa más eficacias y más capaces para impedir que se produzcan corrupciones.

-Un elevado número de militares por habitante tiende a aumentar el riesgo de corrupción, que pueden producirse porque las fuerzas armadas en sociedades más militarizadas tengan un mauor influencia sobre los políticos, y en los que los parlamentos pueden ser dejados de lado.

-Cuando hay elevados gastos militares suele haber menor riesgo de corrupción; este resultado podría deberse a que en países con estos gastos elevados, los parlamentos están motivados para realizar una mejor y mayor supervisión para proteger a los contribuyentes.

-Los sistemas presidenciales tienen un mayor riesgo de corrupción en defensa que los sistemas parlamentarios.

Los departamentos más expuestos a la corrupción

Transparencia Internacional identifica veintinueve riesgos de corrupción, que agrupa en cinco áreas:

Política, con subáreas de política de defensa y seguridad; presupuestos de defensa; vínculos entre recursos de defensa y nacionales; crimen organizado; control de los servicios de inteligencias; y control de exportaciones.

Finanzas: eliminación de recursos; presupuestos secretos; empresas de titularidad militar; empresas privadas ilegales.

Personal: conducta de los líderes; pagas, promociones, nombramientos, recompensas; reclutamiento; cadena de salarios; valores y normas; sobornos pequeños.

Funcionamiento: despreocupación por la corrupción en el país; corrupción en la misión; contratos; compañías de seguridad privadas.

Adquisiciones: especificaciones y requisitos técnicos; suministrador único; agentes y comisionistas; pactos de licitantes; paquetes de financiación; compensaciones; contratación y suministro; subcontratistas; influencia del vendedor.

Finalmente señala tres funciones clave de los parlamentos para luchar contra los riesgos de corrupción: la legislativa, mediante la aprobación de leyes, incluyendo cláusulas anticorrupción en las leyes relativas a la adquisición en el sector de defensa y seguridad; la deliberativa, al ser un foro de debates, aportando transparencia en el sector de defensa; y la de supervisora, comprobando los excesos del poder ejecutivo y asegurando que el gobierno actúa en el marco legal.”

Acerca de ensantabarbara

"Asociación 55 despedidos - Fábrica de Trubia" Trabajadores despedidos de la filial española de General Dynamics European Land Systems
Esta entrada fue publicada en Hemeroteca y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.