La Nueva España – Carta lectores – Asturias paraíso natural igual a desierto industrial

Carta a los lectores de Luis García (Director de contenidos de la revista Literaturas.com)

LNE - Logo

“Asturias paraíso natural
igual a desierto industrial

28 de Enero del 2014 – José Luis García Fernández (Oviedo)

 Año 2014. La Asturias mágica que todos conocemos, la de los cuélebres, el busgosu, el nuberu; la de los osos paseando por su senda y recibiendo comida de los caminantes; la del Angliru, los lagos de Covadonga y la serpiente ciclista sobre ellos…, esa que nos hemos hartado de ver por los diarios y televisiones anunciada como el nuevo Jardín del Edén, se desmorona como un castillo de naipes. La Asturias ganadera, con sus praderas rebosantes de vacas dispuestas a dar la mejor leche; la Asturias pescadera, cuya flota, escasa, permanece amarrada en los puertos pesqueros soñando con esa cuota que la Comunidad Económica Europea o en su defecto el Reino de Marruecos le permita acaso arrancar unas limosnas de la mar; la Asturias industrial, la del sector primario y secundario, languidece lenta e inexorablemente a la espera del definitivo cierre de sus antaño grandes empresas: navales, siderúrgicas, de defensa, las minas de carbón… y, con todas ellas, las auxiliares, columna vertebral de la Asturias industrial…

Éste es el único y verdadero Paraíso Natural que se quiere vender en el exterior.

¿Culpables?

Es posible que todos tengamos nuestra cuota de representación en este «magnicidio». En este apocalíptico genocidio industrial y laboral.

Pero dicho esto, y por ser justos, la culpa se reparte desde los políticos que siempre tuvimos en esta comunidad autónoma, que nunca quisieron solucionar los problemas reales, tan absortos como estaban en aplicar aquella máxima del siglo XIX que decía: «un político está para enriquecerse y, después, para servir al pueblo».

Después, cómo no, los sindicatos, verdaderos y auténticos poderes fácticos de esta región: hoy, decía un reputado sindicalista, «conviene estar afiliado a un sindicato no por lo que te podamos dar, sino por lo que te podamos quitar».

Y, por último, los empresarios, las multinacionales que vinieron a esta región exclusivamente a lucrarse, como buitres sobre la carroña, sin importarles para nada las miles de familias que dejaban tras de sí cuando, una vez consumidas las subvenciones, cerraban las empresas y se marchaban a otra región o país. Multinacionales que no tienen el mas mínimo escrúpulo en mentir a la sociedad asturiana, a sus representantes, a los trabajadores, con tal de conseguir sus bastardos objetivos.

Y mientras pasa el tiempo y se cierran las empresas, los grupos de presión que menos pueden incidir, políticos y sindicatos, se reúnen un día sí y otro también en torno a una mesa. Y la foto que se pueda sacar hoy de ésa es la foto que se podría haber sacado tres, cinco, diez años atrás: las mismas caras, las mismas personas, pero con más canas.

Asturias Paraíso Natural.

Seguiremos soñando con sendas verdes, con osos y rutas sobre antiguos trazados ferroviarios. Seguiremos bajando los ríos en piragua mientras las fábricas dejan de producir. Da igual. Lo importante, lo verdaderamente importante es que estemos entretenidos. Que no pensemos. Y al acabar la jornada, cansados y a veces cabreados, volveremos a recitar aquello de «qué grandones somos los asturianos que tenemos de todo. Montañas, ríos, playas, osos, pesca, gastronomía…», aunque en realidad sirva de bien poco.”

 

Acerca de ensantabarbara

"Asociación 55 despedidos - Fábrica de Trubia" Trabajadores despedidos de la filial española de General Dynamics European Land Systems
Esta entrada fue publicada en Hemeroteca, Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.