El Comercio – «En Trubia nunca se termina nada»

20140706 El Comercio Presidente Asociación Vecinos

Roberto Velasco, en Trubia. / Alex Piña

      “Tras el declive de su fábrica, los trubiecos tienen claro ahora que no aceptarán cualquier polideportivo ni dejarán de exigir obras en la AS-313

 

      Roberto Velasco Presidente de la Asociación de Vecinos de Trubia”

El Comercio - Logo

ANA SALAS |  OVIEDO   6 julio 2014  12:40

Roberto Velasco tiene buena charla. De Trubia puede reivindicar y reivindicar. Dice que él se dedica a la política, a la ciudadana, a la de sus vecinos. Este vallisoletano de 52 años, asentado en la localidad desde hace más de 20 años, lidera la asociación vecinal desde su creación en 2008. Las peticiones para su pueblo son muchas y tiene para todas las administraciones.

Trubia tiene muchos frentes abiertos: la parcela para el polideportivo, la fábrica de armas, la carretera a Grado, la pasarela… ¿Cuál es el prioritario?

Al Ayuntamiento le pedimos el polideportivo, y al Principado la carretera AS-313.

¿Qué solar quieren para el polideportivo?

La parcela ideal era la del ‘probadero’ de la fábrica de armas porque servía para la población y para el instituto. Defensa lo niega con un argumento que nadie se cree.

¿Que la siguen utilizando?

Eso es una escombrera desde hace años, no la utilizan. La Policía Local para el tráfico para que saquen los vehículos y los lleven a otra zona a probar.

Ante la negativa, ofrecen otra.

Que podría ser suficiente pero el edificio que se construya hay que separarlo ocho metros de la carretera; otros ocho del río; y de las vías del tren otros 22. La parcela queda muy pequeña.

Y no la quieren.

El Ayuntamiento nunca ha contado con los vecinos de Trubia. Aparentó que hacía algo pero, en realidad, eran cosas que a todos nos resultaban de poca utilidad. Por ejemplo, hizo la piscina en un lugar donde nadie quería porque por ahí pasan más de 100 camiones diarios. También una cosa que llamaron polideportivo y ni siquiera reúne medidas para jugar partidos oficiales de fútbol sala. Los chavales se hacen daño porque el límite de la pista está junto a la pared y se lesionan. Cuando ya no quedó más remedio que hacer un centro de salud y el Ayuntamiento no tenía terreno público porque no se preocupó de ello, cedió ese edificio al Principado. Nos lo tuvimos que comer. Costó carísimo y quedó bien, pero un edificio nuevo podía haber sido mucho mejor, más útil y práctico. Todo lo que hizo el Ayuntamiento fue porque estaba obligado y lo hizo como quiso porque la decisión era suya y ya está.

Ahora parece que el talante es otro.

Eso es. Ahora gobierna el PP en minoría y eso le está obligando a hacer las cosas de otra manera.

Los concejales han venido a hablar con ustedes.

Nos han llamado a reuniones para hablar de qué es lo que queremos y cómo lo queremos.

Eso no era lo habitual

No, no. Ha sido una sorpresa. Tienen que entender que hasta ahora todo ha sido a trancas y barrancas, y dado de mala manera… «Para Trubia qué más quieres», era lo que nos decían. Nosotros queremos lo mejor y ya está bien de sufrir siempre esta discriminación respecto al resto de la ciudad. Ya va siendo hora de que el Ayuntamiento tenga un terreno donde pueda hacer algo que dignifique a Trubia. Tenemos muy claro que vamos a pelear para tener un polideportivo. Si hay que hacer un esfuerzo extraordinario para que se compre un terreno, que se haga.

¿El rechazo a este terreno no podría paralizar el proyecto o incluso que nunca llegue a ejecutarse?

Somos conscientes pero nuestra decisión está clara: o peleamos por algo decente o nos van a dar lo que quieran.

Las protestas no han tenido efecto aún en la carretera AS-313…

No, ningún efecto. Hay una sospecha más o menos fundada de que alguien tiene interés en que no se haga.

¿Quién?

Personas relevantes con propiedades en esta zona. Es una suspicacia.

La carretera está para arreglar.

Urgentemente. Es muy lamentable lo que hace el Principado, por supuesto, y el alcalde. Le hemos pedido, igual que de Grado, que vayan juntos a exigir al presidente que repare esta carretera.

¿La actitud del gobierno no les desanima?

Cuesta movilizar al vecindario. Pero tengo claro que, por lo menos, hasta que se celebren elecciones tenemos que seguir.

¿Qué pasará con la fábrica de armas?

Si quito la idea de que todo puede ir a peor creo que en algún momento el Estado tiene que pensar que esto tiene que ponerse en marcha. No puede permitir que se vaya a pique.

¿Cómo se sienten en Trubia los trabajadores después del traslado de La Vega, el ERE…?

Diferencio entre los trabajadores en activo y los despedidos. Los primeros están atemorizados. Los otros están indignados. Se sienten engañados.

 ¿Y en el pueblo cómo se vive?

Es duro porque Trubia siempre vivió bajo el paraguas de la fábrica de armas. Es verdad que con el tiempo las familias que dependían de la fábrica fueron menos. Desde los años 80 la fábrica se fue desvinculando de la población. Hasta entonces la dependencia era absoluta. Se fundía una bombilla y la arreglaba un trabajador.

La presencia de la fábrica en Trubia es total.

El desarrollo de Trubia viene a partir de la fábrica de armas.

El declive de la planta también afecta al patrimonio, con el que conviven.

La sensación de abandono y marginalidad que se sufre en Trubia es real porque nadie nos atiende. De estar protegido por la fábrica pasamos a una administración que se despreocupa y se olvida de la existencia de un lugar que históricamente fue clave para el desarrollo industrial del país.

¿Se puede comparar el declive con el de otras poblaciones?

Las hay, claro. Trubia tiene una particularidad: que no somos un municipio. El desempleo ha afectado al concejo de Oviedo y de Grado.

¿Esa condición pudo provocar desunión entre los trabajadores y que las protestas no fueran lo fuertes que tenían que haber sido?

Cuando cerraron La Vega los trabajadores de Trubia no se movieron. No les importó que se cerrara La Vega. La sensación fue de desunión. Pensaban que vendrían aquí y todo seguiría igual. Sin embargo, estaban cerrando una industria. Abrían la puerta a que muchos obreros perdieran su empleo. Los obreros de Trubia han sufrido un engaño por parte de los sindicatos, no solo por parte de la empresa. Posiblemente Trubia haya sido la última empresa de Asturias que haya permitido esta situación sin que los trabajadores decidan.

Y ahora son pocos.

Que ya no tienen fuerza.

¿A Soto no se puede llegar aún caminando?

Se puede llegar dando un rodeo de unos dos kilómetros, pero no por la pasarela.

¿Cuándo se abrirá?

A finales de agosto o septiembre.

¿Cuando se termine se podrá pasar?

Si habilitan el paso del puente, sí. El problema es que hay que hacer algo con él urgente.

El suelo tiene agujeros. ¿Así se podrá usar?

No lo sé. Tampoco sé cuándo lo van a arreglar. Es muy peligroso así.

¿Tampoco ven aquí el final?

En Trubia nunca vemos el final de nada. Sin embargo, el alcalde de barrio dice que la pasarela se está haciendo gracias al buen hacer del Ayuntamiento.

Ha habido bronca entre asociaciones vecinales y alcaldes de barrio en unas jornadas sobre la organización de los distritos.

El alcalde de barrio es una figura que tiene que desaparecer. La única función de los alcaldes de barrio es de acusadores de lo que sucede. No tienen otra función salvo ponerse en la foto para llevarse medallas.

Todas sus reivindicaciones son antiguas. ¿No hay nuevas?

Porque lo antiguo no se desarrolla y la población no crece.

¿Qué más necesitan?

Está bien que el bus llegue al nuevo hospital pero necesitamos más frecuencias y deberían ser vehículos más pequeños. Necesitamos un parque de bomberos, una escuela infantil y un centro de día. Pero lo que aquí falta es voluntad política.”

Acerca de ensantabarbara

"Asociación 55 despedidos - Fábrica de Trubia" Trabajadores despedidos de la filial española de General Dynamics European Land Systems
Galería | Esta entrada fue publicada en Hemeroteca, Personas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.