Expansión – “El Estado saldrá de Indra cuando la industria de defensa esté consolidada”

Ver noticia

Expansión - Logo

“EMPRESAS – PEDRO MORENÉS MINISTRO DE DEFENSA

“El Estado saldrá de Indra cuando la industria de defensa esté consolidada”

20150709 Expansion - Morenes

POR YAGO GONZÁLEZ / I. DEL CASTILLO
09/07/2015
22:56 horas

El ministro recuerda en una entrevista en EXPANSIÓN que la entrada del Gobierno en la empresa es “coyuntural”, y que la venta se producirá cuando la industria de defensa “tenga el nivel adecuado de consolidación”

P- Indra y Navantia se aliarán en una Unión Temporal de Empresas para desarrollar sendos programas de la fragata F-110 y los vehículos 8×8. ¿Es este el primer paso del polo industrial de defensa que usted ha querido impulsar en su mandato?

R-La forma jurídica que vayan a adoptar Indra y Navantia es una decisión de esas empresas. Lo que nosotros hemos tratado de hacer desde el Ministerio es proponer una estrategia industrial para consolidar a nivel nacional el sector de la defensa, que todavía está atomizado. Es algo que ya han hecho el resto de los principales países europeos, cada uno con su modelo particular. Lo que han hecho es establecer un modelo de empresas de defensa que garanticen de manera eficiente la contribución a la defensa interior y que también puedan competir en el exterior. La clave de la eficacia en el sector es estar en el estado del arte de la tecnología, lo que requiere un esfuerzo de inversión muy importante. Para financiar esta inversión en un período económicamente complicado para la defensa es fundamental la exportación. Nosotros hemos intentado garantizar el suministro interno con los máximos niveles de tecnología y fomentar que la industria tenga el tamaño adecuado.

P- De cara a esa integración, ¿sus relaciones con las empresas son más fluidas? Por ejemplo, con el cambio de presidencia de Indra.

R-Durante las últimas legislaturas, el Ministerio ha tenido distinto tipo de relaciones con las empresas: relaciones inexistentes, relaciones existentes pero no muy imbricadas, y lo de ahora, que son relaciones encauzadas a un proyecto común con apuesta pública por los programas tecnológicos. Respecto a lo de Indra, lo que hemos hecho es preguntar quién se quiere apuntar a este proyecto, y el que se quiera apuntar estará, y el que no, no estará.

P- Entonces, Javier Monzón no se quería apuntar.

R-Durante un tiempo largo tratamos de que el tema pudiera salir adelante con el liderazgo del señor Monzón, pero él no lo veía. Y después de un largo camino de reflexión, nosotros decidimos que no era la persona adecuada. No era la persona que el Gobierno creía que podría sacarlo adelante. Hemos puesto ahí a la persona que considerábamos que podría hacerlo. Cuando entramos en Indra no lo hicimos para quitar al señor Monzón, sino para desarrollar este proyecto y para proteger a Indra de la entrada de intereses extranjeros.

P- De su lenguaje se deduce que la destitución y nombramiento del presidente de Indra es una decisión política.

R-Indra es una empresa muy vinculada al sector de la defensa, y cuyo cash flow está directamente vinculado a sus contratos de defensa. Es una empresa que ha recibido infinitas subvenciones para I+D, y era un factor clave para el proceso que el Ministerio quería desarrollar. Nosotros hemos explicado hasta la saciedad a Indra cuál era el proyecto, y la propia compañía ha considerado que este señor no era la persona idónea. El Estado está en Indra y nosotros hemos convencido a otros accionistas de que no lo era.

P- ¿Existe la posibilidad de que el Ministerio de Defensa se haga con la participación del 20% de Indra que está en manos de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (Sepi), dependiente de Hacienda?

R- La participación del Estado en Indra, vía Sepi, se realizó precisamente para proteger a la compañía de la posible entrada de intereses extranjeros. También se hizo para fomentar desde la propia empresa los movimientos de consolidación industrial que he comentado antes. Realmente, al tener el Ministerio de Defensa los derechos políticos sobre esa participación, los efectos son exactamente los mismos aunque el propietario de las acciones sea la Sepi.

P- Entonces, ese cambio accionarial no está ahora mismo sobre la mesa…

R-Es una de las hipótesis de trabajo, pero depende mucho más de la posición de la Sepi que de la nuestra. Además, debo decir que la participación del Estado en Indra es coyuntural, yo lo he dicho desde el primer día. No es una inversión estructural al estilo de la que podría realizarse en otros países.

P- ¿Podría producirse en el futuro la venta de esa participación?

R-Sí, podría producirse. Insisto en que el Estado dijo muy claramente cuáles eran sus motivaciones al entrar en Indra. En el momento en que la industria de defensa tenga un nivel adecuado de consolidación, bien a nivel nacional o integrada a nivel europeo, no tendrá demasiado sentido que el Estado siga en Indra. Al menos así lo creo yo.

P- ¿Podrá resolverse esta situación antes de que termine la legislatura?

R-No. Yo creo que podrá dejarse bien orientada, y precisamente para eso hemos lanzado los programas de la fragata F-110 y el vehículo 8×8. Lo hemos hecho, de algún modo, para sentar una doctrina industrial que acabe siendo una práctica. Las empresas, para poner en marcha procesos costosos de desarrollo, necesitan tener algo en lo que aplicar esos procesos, y ese algo son los programas de desarrollo de defensa. Debemos aspirar a desarrollar sistemas enteros, no solo tener capacidades parciales en los programas, sino desarrollos completos que vayan desde el diseño y la concepción del producto a su acabado final. Es una ambición muy grande porque son procesos extremadamente complejos, los sistemas de defensa tienen componentes de múltiples tecnologías: comunicaciones, software, metalurgia…

Anuncios

Acerca de ensantabarbara

"Asociación 55 despedidos - Fábrica de Trubia" Trabajadores despedidos de la filial española de General Dynamics European Land Systems
Galería | Esta entrada fue publicada en Hemeroteca y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.