Un paso al frente – “El ciclo de la muerte”

Acceso al blog

Un paso al frente - logo blog

“El ciclo de la muerte

En estado de shock, así me encuentro después de todo lo que ha sucedido esta semana. No es fácil de explicar, pero allá voy.

Pagar a los refugiados por debajo del salario mínimo

Ángela Merkel, plantea pagar a los refugiados por debajo del salario mínimo en lo que se supone es una medida para favorecerles.

Después de la terrible imagen que nos impactó (Aylan), llega la hora de hacer caja, ganar dinero y nada mejor que usar mano de obra barata. Pero no es el único momento en el que se obtienen beneficios, ya que existe un completo, complejo y lucrativo ciclo de muerte.

20151002_Un_paso_al_frente - Foto 1Primera fase: Fabricar armas e inundar el mercado con ellas

Para hablar con propiedad sobre la guerra y hacerlo con una fuente independiente y fiable, es necesario recurrir a Gervasio Sánchez. Recuerdo una memorable carta que escribió al ex presidente Zapatero cuando este dejó el cargo. La entrada se titulaba “el mejor traficante de armas abandona la moncloa” y en ella Gervasio invitaba al recién salido presidente a visitar el rastro de miseria y muerte que deja la guerra a su paso.

Esa invitación pretendía mostrar lo perjudicial que había resultado que sextuplicase las ventas de armas y que se hubiese “vendido armas a Libia, Egipto, Argelia, Marruecos, Túnez, Arabia Saudita, Bahrein, Israel y otros países que violan sistemáticamente los derechos humanos”. Ese fue el de la alianza de las civilizaciones, pero alianza para vender muerte debió de puntualizar.

Libia arrojó las bombas de racimo de Instalaza sobre su población (ex empresa de Pedro Morenés, a la que resulta que se han otorgado 30 millones de euros en contratos desde que es ministro). No es el único: Egipto, Argelia, Túnez o Bahrein, con más o menos visibilidad mediática y distintos desenlaces, represaliaron a su población. Arabia Saudita es ahora mismo el país responsable de los Derechos Humanos al tiempo que decapitó en el año 2014 a unas 100 personas por delitos tan terribles como la homosexualidad y mantiene unos lazos demasiado estrechos con el Estado Islámico. Israel, ¿qué se puede decir de Israel y sus ataques a población civil?

20151002_Un_paso_al_frente - Foto 2Si Zapatero sextuplicó la venta de armas y Gervasio Sánchez le calificó como “el mayor traficante de armas”, cuesta encontrar un calificativo para Mariano Rajoy y Pedro Morenés. La venta de armas ha pasado en menos de cuatro años de legislatura de poco más de 2.000 millones de euros a unos 8.800 millones de euros en el año 2014.

Segunda fase: Guerra

Cualquier excusa y cualquier momento es bueno para una guerra. Por ejemplo, con motivo del 11-S a la que se pasa por Afganistán se destroza Irak. ¿La primavera árabe? ¡Genial! Una revolución siempre es un gran negocio para todos y, de paso, aprovechamos para incendiar Siria que es un país demasiado cercano al socialismo y con sospechosas relaciones con Rusia, China o Irán.

Tercera fase: Desestructurar

Esta es la fase más evidente de todas. Da igual el objetivo inicial de la guerra porque solo hay un objetivo: desestructurar. Las guerras no se hacen para reestructurar países, se hacen para lo contrario. Aunque se venza, siempre hay que perder. La idea es dejar al país en cuestión en la peor situación posible para que tarde muy poco en convertirse en un estado fallido. Ese es el motivo por el que la presencia militar nunca se alarga en el tiempo ni va acompañada de otras fases para invertir en educación, sanidad, infraestructuras.

20151002_Un_paso_al_frente - Foto 3Irak quedó en plena batalla entre sunitas, chiítas y kurdos; en Siria nadie se planteó intervenir a pesar de la guerra civil salvo para vender armas a uno u otro bando; España abandona Afganistán este año sin el más mínimo debate público, silenciado por completo, abandonado por esos mismos periodistas que cuando muera un afgano en una playa europea comenzarán a hacer su orgía informativa, su gran obra de teatro.

¿Quiénes se lucran?

Las entidades bancarias más importantes del mundo, como bien nos explicaba el Instituto Delàs en su documento “La banca armada”, están haciendo negocio con la venta de armas. Entre ellas BSCH, BBVA, Bankia o Caixabank. No son los únicos, el negocio es el negocio.

La gran cantidad de altos mandos militares que terminan trabajando para la industria armamentística son otros de los grandes beneficiados por este negocio redondo. La punta del iceberg son el ex JEME y el ex AJEMA (los militares de mayor graduación en el Ejército de Tierra y en la Armada) que en el año 2006 ficharon con todo descaro por Navantia y Santa Bárbara (ahora General Dinamics).

20151002_Un_paso_al_frente - Foto 4Los políticos también obtienen beneficio de este gran negocio. Dejando a un lado al ministro Morenés, que ha amasado una gran fortuna vendiendo muerte, esta semana surgía un caso llamativo. Trinidad Jiménez negociaba con Telefónica su salto a la empresa privada, en otra escandalosa puerta giratoria. Ejemplos hay de todos los colores: Felipe González, que más que una puerta giratoria lo que edificó fue un arco del triunfo giratorio: Gas Natural Fenosa; José María Aznar, Elena Salgado, Pedro Solbes, Rafael Villaseca, Narcís Serra… (la lista es interminable).

¿Y qué tiene que ver una empresa telefónica o una empresa energética con la industria armamentística?

La realidad es que las conexiones entre todas las grandes empresas, los bancos y los políticos son tan alarmantes como evidentes. Por ejemplo, basta como curiosidad que el marido de Ana Patricia Botín se llama Guillermo Morenés o el presidente de Endesa Borja Prado Eulate. Estos nombres pasarían desapercibidos si no fuera por el nombre del actual ministro de Defensa, Pedro Morenés Eulate.

En esta ciclo de muerte, la industria armamentística fabrica armas, cada vez más porque cada vez hay más conflictos, los bancos ganan dinero con ello, los políticos lo permiten y lo fomentan a cambio de puertas giratorias y otras prebendas.

Un ejemplo de todo este entramado es la denuncia que realizó el Juez Silva en noviembre del año 2013 en la que advertía de la existencia de correos que vinculaban al ex presidente José María Aznar con el tráfico de armas, nada más y nada menos. Por supuesto, este juez desapareció del mundo y de la noticia nunca más se supo. Es algo similar a como la novela que escribí sobre el tráfico de armas, Código rojo, ha sido silenciada y yo fui expulsado un día después de su publicación. ¿Casualidades?

20151002_Un_paso_al_frente - Foto 5¿Por qué?

Esta máquina de destrucción mortal, como toda empresa, necesita crecer, generar beneficios y repartir dividendos entre todos los que colaboran y aumentar la red clientelar.

¿Y los medios de comunicación?

Los medios de comunicación están contralados por exactamente las mismas personas y los mismos poderes que el gobierno o el resto de empresas. Un ejemplo de ello es el grupo Prisa, del que varias entidades bancarias son accionistas y que se encuentra endeudada. En este contexto, se pueden leer artículos como el que se publicó en El País justificando la importancia de la industria armamentística y la cantidad de puestos de trabajo que genera (María Fernández, 7 de junio de 2015). Es decir, los medios silencian lo que sucede y blanquean la información para que todo quede justificado.

20151002_Un_paso_al_frente - Foto 6Pero, por otro lado, esos mismos medios, a la vez que nos entretienen y justifican la existencia de conflictos armados o el crecimiento de la industria armamentística nos entretienen con fotografías como las de Aylan o con escenas como la reportera húngara zancadilleando a un refugiado sirio, que ahora mismo ejerce como entrenador de fútbol en Getafe. Todo ello perfectamente envuelto para que no parezca lo que realmente es.

El gran Gervasio Sánchez lo define a la perfección en su entrevista en Valencia Plaza, la cual debería ser leída por todos los ciudadanos porque es imprescindible para comprender la situación real de los medios de comunicación (“El periodismo ha dejado de vigilar al poder para convertirse en su mejor aliado”, Valencia Plaza, 28 de septiembre de 2015).

El ciclo de la muerte: la fase final

Como bien dice el Papa (¡¡¡Hasta el Papa!!!), la ONU debería de dejar de usarse como instrumento legitimador de conflictos. Mientras ello no se consigue la realidad es que la guerra se ha privatizado y convertido en un gran negocio, ese es el motivo por el que no se ganan, porque lo que realmente da dinero son los estados fallidos, lo que genera riqueza es que las guerras se pierdan.

20151002_Un_paso_al_frente - Foto 7Ese es el motivo por el que abandonamos Afganistán el 31 de diciembre de este año. Ya lo hemos desestructurado, todo el que ha podido ha ganado dinero con la muerte ya lo ha hecho, y ahora lo que toca es dejarlo en barbecho para que dentro de poco estalle otro conflicto o termine por convertirse en otro estado fallido que esquilmar. Exactamente igual que lo que se hizo en Irak.

Preguntémonos, ¿cuántos conflictos armados son realmente imposibles de resolver con el potencial armamentístico actual?

¿Y qué ocurre si recibimos otra ola de refugiados?

20151002_Un_paso_al_frente - Foto 8Pues no hay problema, bajamos el límite del salario mínimo y les explotamos, porque es la última fase de este ciclo mortal: mano de obra barata. Es más llamativo porque en esta ocasión es dentro de nuestras propias fronteras, pero no es nada que no haya sucedido o esté sucediendo ahora mismo. El problema de todo esto no es lo que acontece, el gran problema es que ahora no podemos fingir que no lo vemos, no podemos alegar que nos encontramos a miles de kilómetros de la miseria. Ahora la miseria está con nosotros y es más evidente que somos responsables de ella.

Las guerras son un gran negocio

Por tanto, las guerras proporcionan cuantiosos beneficios directos e indirectos a políticos, banqueros, empresas, la industria armamentística… Para ello, primero generamos un conflicto, luego arrojamos las bombas de racimo a todo el que se mueve, después a los que quedan les explotamos, les imponemos nuestras empresas para seguir ganando dinero. Cuando muchos de ellos abandonan desesperados su país, les ignoramos, les dejamos morir, levantamos alambradas, obtenemos dinero metiéndoles en camiones mortales o en embarcaciones de mala muerte y a los que sobreviven, pues a los que sobreviven… les bajamos el salario mínimo y les explotamos.

Entre esta situación y los grilletes de los esclavos, ¿hay mucha diferencia?

20151002_Un_paso_al_frente - Foto 9“Camino al infierno” es un programa de radio libre e independiente, lo que no es poco. Este es el segundo programa: Vacunas contra la cobardía. Hablaremos de Siria, Irak, Afganistán y entrevistaremos a Miguel Serrano (Todos son inocentes) que nos hablará de Sierra Leona, uno de los países más pobres y olvidados del mundo.

 

“Código rojo le echa huevos al asunto y no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor). ¡Consíguela aquí!

 

Anuncios

Acerca de ensantabarbara

"Asociación 55 despedidos - Fábrica de Trubia" Trabajadores despedidos de la filial española de General Dynamics European Land Systems
Galería | Esta entrada fue publicada en Hemeroteca y etiquetada . Guarda el enlace permanente.