Antonio Masip – El emblema del Rolls-Royce

“sábado, 17 de junio de 2017

El emblema del Rolls-Royce

  Ha pasado por Las Caldas una caravana angloalemana de coches centenarios que me dejaron boquiabierto. El cameraman de televisión se regodeó, como hiciera Marcel Proust hace más de un siglo, en la imagen de un Rolls que siguiendo la tradición colocaba la mascota encima del radiador. Rolls-Royce es síntoma de marca y elegancia, que, por cierto, en su día daba solvencia a las piezas de la Fábrica de la Vega, estúpidamente clausurada. Esa homologación británica era orgullo sindical cuando Amador García y el Comité de Empresa defendían a todos los trabajadores armeros que citaba Clarin.

  El nombre oficial del reconocible emblema es “Spirit of Ecstasy” (el espíritu del éxtasis), figurilla con forma de mujer, inclinada hacia adelante, que extiende sus brazos hacia atrás. Fue conocida también, en tiempos de Aldous Huxley, como “Flying Lady” (señora voladora), por el gesto que parece sostener, en la espalda, una tela que recordaría unas alas. También se llamó “The Whisperer” (la que susurra) y el Espíritu de la velocidad, “The Spirit of Speed”, hasta ese definitivo “The Spirit of Ecstasy”, que acaba de pasar fugazmente por Asturias.

  Cuenta la leyenda que la inspiración para la mascota fue la enigmática amante española del creador de la Rolls. Sí encuentro, pero en otro tiempo, a otra atractiva española, Sonia Araquistain, amiga de Luis Cernuda y de Gregorio Prieto, poeta ella misma, que adoptando la postura alada del emblema se tiró al vacío desde el londinense edificio Bayswater, presa de amor fallido a un norteamericano. Gregorio, pintor valdepeñero y personaje de gran calidad, la recordaba como una joven escultural, extasiada e irrepetible. Rafael Martínez Nadal, que inauguró Tribuna Ciudadana/1980, recogió su última voluntad: “Primero fui reptil, luego me erguí en cuatro patas, después gacela, ahora soy mujer. Mañana o pasado volaré. ¡No preocuparos, que yo ya puedo volar!”. Un drama literario, sin duda, susurro/whisper, donde la ficción fue superada por la realidad que ahora susurra de nuevo, con su eterno retorno, el fatal asesinato sociolaboral a los 55 de Trubia, tan próxima a Las Caldas/Las Termas Altas clarinianas. Ese medio centenar largo de víctimas/héroes es, en cualquier caso y en cuota parte significativa, depositario histórico de aquella vetusta patente Rolls-Royce, que han despreciado de forma tan preocupante para la tecnología de Asturias los intrusos nuevos directivos y sus compinches, sean virginianos generaldinámicos o aún más próximos.

  Proust quiso comprar un Rolls en un balneario de Normandía, el que pasó por Las Caldas pudiera ser el mismo por la fecha pero aquí, mixtura de zafios modales de Virginia y consabidas torpezas de Madame Cospedal, suelen perderse oportunidades de hacer bien las cosas; de ahí esa inelegante sustitución de trabajadores armeros sin consideraciones ni mínimo respeto histórico.”

Anuncios

Acerca de ensantabarbara

"Asociación 55 despedidos - Fábrica de Trubia" Trabajadores despedidos de la filial española de General Dynamics European Land Systems
Galería | Esta entrada fue publicada en Hemeroteca y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.