The Times Record – Mirando más allá de la rebaja de impuestos de BIW

  Semanas llevan en pie de guerra muchos ciudadanos de Maine por las exigencias de General Dynamics para obtener una exención de impuestos de 60 millones de dólares de su Estado. “Bangor Dayle News” y otros medios de comunicación se hacen eco de algo que califican como extorsión de una empresa que se nutre exclusivamente de contratos públicos y que tiene más trabajo que nunca.

  Se preguntan que cómo es posible que se pida esta rebaja a un Estado que tiene censados más de 40.000 niños en situación de pobreza, puentes calificados como de riesgo por el Departamento de Transporte, o miles de ciudadanos sin atención médica.

  ¿Cómo es posible realizar esta rebaja a una corporación que en los últimos ocho años empleó más de 14.000 millones de dólares para recomprar sus propias acciones y con ello justificar incrementar la retribución a sus ejecutivos, como a Novakovic, que ganó 21 millones en 2016?

  De todas formas Maine tiene suerte, son sólo 60. General Dynamics exige a Connecticut 150 millones de dólares.

  Como es difícil entenderlo por profanos, procedemos a intentar trasladar la explicación que a nosotros nos dieron por gente más capacitada y luchadora que nosotros:

  Y es que la defensa de la actuación de los directivos se resume en dos frases: “LOS ACCIONISTAS TIENEN DERECHO A UNA JUSTA REMUNERACIÓN” y “LOS AMERICANOS YA PUSIERON BASTANTE PARA PAGAROS LA INDEMNIZACION”. Esta lección magistral exponente de clarividencia y simplicidad se nos regaló en una reunión en los locales de una central sindical por parte de quien es conocido entre los 55 despedidos como “EL ABDUCIDO DE UGT”.

  Pero nosotros ahora estamos a otra cosa. Los abogados nos han dicho que hay que pasar página, que hay que cambiar la línea editorial de este blog, dar una vuelta al conjunto de principios y valores por los que nos regimos. Y hemos decidido hacerlo de forma radical apoyando a la empresa frente a esta banda de yayoflautas y estudiantes que se oponen al regalo de impuestos.

  A partir de ahora, 

PUXA GENERAL DYNAMICS

PUXA KOVAKOVIC

PUXA RAMONET

 

Ver artículo

“Mirando más allá de la rebaja de impuestos de BIW

COLUMNISTA INVITADO  2018-03-08 / Opinión
POR GARY ANDERSON

  Cuando era niño, mi madre me preguntaba: “El hecho de que todos tus amigos lo hagan ¿eso lo hace correcto?”

  Aparentemente para algunos legisladores de Maine sí lo hace, al menos en lo que respecta a exenciones fiscales y a no informar. Debido a que otras grandes corporaciones de nuestro estado, u otras tan distantes de Pascagoula, Mississippi, obtienen beneficios de incentivos fiscales sin una demostración real de su necesidad, Bath Iron Works debe recibir un trato similar.

  BIW hizo de ese argumento la justificación principal para incumplir las solicitudes del Comité de Impuestos y proporcionar información antes de pedir a los contribuyentes de Maine que continúen financiando su competitividad. Al mismo tiempo, insisten en que después de 20 años de apoyo, siguen siendo competitivamente desafiados hoy como cuando todavía construían barcos en caminos y trabajaban al aire libre expuestos a la dura meteorología de Maine. Evidentemente, todo el dinero de los contribuyentes, siempre escaso, que Maine gastó en reducir la carga fiscal inicial para los constructores de BIW, logró poco para garantizar la continuidad a largo plazo de BIW.

  A pesar de la evidente alarma al otorgar otra exención de impuestos de 3 millones de dólares anuales, un impresionante patrocinio bipartidista de grandes armas sigue empeñado en doblar esa apuesta.

  Cuando BIW era el motor económico local, nunca solicitó tal ayuda pública. Fue solo después de convertirse en una subsidiaria de la millonaria General Dynamics cuando ésta “necesitó” mendigar con el sombrero en la mano pidiendo ayuda financiera a los esforzados contribuyentes de Maine.

  Casualmente, o no, BIW ha sido identificado recientemente como el principal donante para cabildeo a los legisladores de Maine, utilizando sus ganancias derivadas al 100% de dinero público, para influir en la concesión de una generosidad adicional de los contribuyentes que renovaría la exención obtenida en los últimos 20 años evitando nuevamente que BIW pague todos sus impuestos.

  Para los defensores del “Simplemente denle a GD-BIW lo que quieren y agradezcan que hagan negocios aquí”, la ayuda pública se racionaliza como una prima de seguro a pesar de que si BIW sufriera una recesión catastrófica, los contribuyentes de Maine no recibirían compensación alguna.

 Para algunos otros legisladores, se justificaría una reevaluación seria. Pero no ahora, no en el estado actual de BIW.

  Esta vez, el inicio de la Legislatura ha sido menos duro de lo habitual, pero sin embargo está amañado a favor de otorgar “bienestar corporativo”, argumentado que es un compromiso necesario para el bienestar general del Estado. Esta vez, no está siendo un éxito, pero sin embargo, BIW todavía tiene capacidad para influenciar a suficientes políticos para que acepten, ya sea por miedo a perder la reelección o por temor a un “Seré responsable” de un verdadero Armageddon económico.

  Que la cantinela del “pobre de nosotros” de BIW obtenga la lealtad de los líderes bipartidistas, solo subraya la inmutabilidad de un sistema bipartidista afianzado.

  Cuando era niño, siempre estaba perplejo por lo que el juego de clase “sillas musicales” estaba enseñando. Tal vez fue esta la forma irónica mediante la que la educación pública ilustró la dinámica duramente competitiva del principio fundamental del capitalismo: “alguien debe ser excluido”.

  No hay problema. Mandamos detener la música y dejemos que BIW descubra groseramente que IDEXX, Hannaford, LL Bean, et al. ya han ocupado las últimas sillas restantes. Dejemos que BIW sea el primer ejemplo de que el juego ha cambiado. Se necesita demostrar la necesidad de la ayuda que se reclama. No durante 10 años, pero sí ahora mismo. No a cualquier otra solicitud cuestionable de ayudas; sino a este estridente ejemplo.

  BIW mendiga credulidad afirmando que, a pesar de ser una subsidiaria de los vastos recursos de General Dynamics, su competitividad debe obtenerla de forma autónoma. Vendieron con éxito esa idea a los habitantes de Maine hace 20 años y ahora intentan revenderlo sin cuestionamientos y de nuevo al mismo comprador. Como dice la expresión “embaucarme dos veces, deshonra mía”. 

  La pena es que la BIW, tan positivamente recordada por tantos, ya no existe. En su lugar se encuentra General Dynamics Bath Iron Works, donde General Dynamics tiene la participación mayoritaria y donde la supuesta “necesidad” de incentivos impositivos viene de la mano de su matriz, obsesionada con su cuenta de resultados.

  Lo que la LD 1781 nos ha enseñado hasta el momento es que, siempre que se gaste dinero del contribuyente, la transparencia total debe convertirse en un requisito no negociable por ley. Deben terminarse los días de la negociación oculta y a expensas de los contribuyentes.

  Afortunadamente para el electorado de Maine, si en última instancia fue aprobada, la supuesta necesidad de la LD 1781 necesita de una segunda sesión de emergencia  y no tendrá vigencia hasta 2020. Ese es tiempo suficiente para presentar un veto ciudadano. Y más de una vez, si fuera necesario.

  La adicción empresarial a inventar “incentivos” de los contribuyentes inventados debe acabarse, y los legisladores, sin importar cuán bien intencionados sean, necesiten estar convencidos de esa realidad o ser destituidos. Los dirigentes de Maine necesitan diseñar una ruta hacia una prosperidad que llene nuestras arcas públicas en lugar de asaltarlas sin ética, por lo que los más prósperos no tienen que dejar de pagar su parte mientras aumenta su propia rentabilidad.

  “Cómo se puede lograr eso” debería ser la primera pregunta que los votantes hacen a todos los candidatos a gobernador y legisladores que se presenten este año.

Gary Anderson”

Anuncios

Acerca de ensantabarbara

"Asociación 55 despedidos - Fábrica de Trubia" Trabajadores despedidos de la filial española de General Dynamics European Land Systems
Galería | Esta entrada fue publicada en Hemeroteca y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.